¿Quiénes somos?

 

Si hay algo de lo que podemos presumir es de lo que nos gusta nuestra profesión. Si a esto le añadimos que tenemos un buen ambiente de trabajo... ¿Qué más se le puede pedir?

La plantilla habitual de la farmacia la formamos dos personas:

Susana Rodríguez Rojo - Auxiliar de farmacia

Mi primer contacto con una oficina farmacia vista desde dentro fue a los 16 años, cuando empecé a trabajar en mi pueblo como niñera de los hijos de la farmacéutica. Con el tiempo los niños crecen y yo me iba integrando en la Farmacia como ayudante.

Me gustó tanto esta profesión que me formé y me saqué el título de auxiliar. Estuve en esa farmacia 19 años, luego hice un descanso profesional de tres años para dedicarme a mi familia y hace 7 años me incorporé de nuevo a la vida laboral, en la Farmacia de Alcanzarén con el anterior titular (Manolo) y aquí sigo con Ana Tere.

Nuestra relación es, además de profesional, de amistad. Creo que trabajar en una profesión que te gusta y en un ambiente de buena relación con los que trabajan contigo se refleja en el trato que damos a nuestros clientes.

 

Ana Teresa Jódar Pereña - Farmacéutica titular

  • Licenciada en Farmacia (Universidad de Salamanca, 1998).
  • Especialista en Ortopedia (Universidad de Alcalá de Henares, 1999).
  • Máster en Gestión Eficaz de la Oficina de Farmacia (Universidad Virtual de Barcelona, 2006).
  • Máster en Atención Farmacéutica Comunitaria (Universidad de Valencia, 2006)
  • Máster en Dietética y Dietoterapia (Universidad de Valencia, 2009).

Llevo trabajando en oficina de farmacia desde que acabé la carrera, aunque la farmacia ha estado presente en mi vida desde que nací, de hecho los mostradores de la farmacia son herencia de mis padres, farmacéuticos los dos, y mi hermano mayor también es farmacéutico.

Toda mi vida profesional la he desarrollado en farmacias, salvo unos meses en los que tuve la suerte de disfrutar de una beca de investigación en el Instituto de Farmacoepidemiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Valladolid y que abandoné para volver a mi verdadera vocación: la farmacia comunitaria.

Aunque he ejercido en distintas farmacias de Valladolid capital, desde que realicé mis prácticas tuteladas en la farmacia de Simancas siempre me ha gustado más el ejercicio de mi profesión en el mundo rural, porque considero que se realiza una labor más cercana y necesaria y por ello me embarqué en este proyecto en 2009 y aquí estoy, soy “BOTICARIA RURAL” , que para mí es un auténtico privilegio.

Me preocupa mucho mi formación, así como la de las personas que trabajan conmigo y por ello tanto Susana como yo realizamos cursos de formación y acudimos a jornadas profesionales para mantenernos al día.

Trabajamos a gusto y en lo que nos gusta, y espero que eso se note al otro lado del mostrador.